Tránsito en la CDMX, una pesadilla para automovilistas

Datos del Índice Internacional de Tráfico TomTom, señalan que en los primeros seis meses del 2022 el tránsito en las calles de la ciudad aumentó más del 10 por ciento.

Según la empresa que se dedica a medir el tránsito vial en el mundo, actualmente en la capital hay una congestión vehicular del 47 por ciento, lo que significa que un viaje de 30 minutos en automóvil se tarda 17 minutos más por la saturación de vehículos.

En ese sentido, los carriles confinados para el transporte públicos son invadidos de manera más frecuente por automovilistas poniendo en riesgo a conductores y peatones.

Dichos espacios se ha vuelto poco prácticos por las constantes violaciones al Reglamento de Tránsito por parte de los conductores capitalinos, pues cada vez es más frecuente ver vehículos particulares invadiendo estos espacios.

Lo anterior, ha ocasionado que el sistema de Transporte Público Metrobús, implemente un esquema para infraccionar a conductores de vehículos particulares que invaden el carril confinado del Metrobús, instalando cámaras que permitan infraccionar estas conductas.

La evidencia es entregada a la Subsecretaría de Control de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, para que ésta pueda generar la sanción correspondiente a la matrícula del vehículo invasor. En un año se han contabilizado 791 infracciones y ese número va en aumento.

Por ello, en el Congreso de la Ciudad de México se propuso intensificar los operativos por parte de la Secretaría de Seguridad Ciudadana con la finalidad de evitar que automovilistas invadan los carriles confinados y así evitar accidentes.